El testimonio de Fernando

“Hay que destacar el innegable bastión que entraña el papel de la familia a lo largo de todo el proceso. Tu familia lo es todo: a la hora de encajar el primer tortazo, a la hora de organizar la pelea, a la hora de luchar cada día… Es tu principal ejército. Echar mano de tu gente, de tus amistades, compartiendo con ellos el día a día, sin duda contribuye a mantener una actitud positiva y colaboradora hacia los tratamientos”.

Fernando