Inmaculada

“La salvación no era un lugar o una persona a donde ir para evadirse o en la que apoyarse para levantarse. La salvación era una actitud mía tan propia e individual como irrepetible e intransferible pero común a todos los valientes que han tenido que vencer alguna batalla en su vida para seguir viviendo y testimoniar dónde se debe de buscar la salvación: el hombre que se rinde sólo conoce su miseria”.

Inmaculada

Otras historias de pacientes

Pilar

“Sí, ha cambiado mi actitud, intento vivir día a día y aprovechar cada minuto junto a la gente que realmente…

Maite

“Mi vida hoy es fantástica, viajo por todo el mundo y estoy trabajando activamente en mejorar la calidad de vida…

Eva

“Empecé la quimioterapia y después la radioterapia. Recuerdo que cuando entré la primera vez en la sala me dieron muchas…

Clara

“He comenzado sesiones con Ruth, la psico-oncóloga, que me ayudan muchísimo. Las sesiones me sirven para disipar miedos, para obtener…