¿Qué es el linfedema?

martes diciembre 10th

La hinchazón o la pesadez son algunos de sus síntomas. Se trata de uno de los efectos secundarios más habituales cuando, en el trascurso del tratamiento oncológico, es necesario extirpar ganglios linfáticos y/o recibir radioterapia. Afortunadamente, es posible anticiparse a su aparición. ¿Cómo? Conociendo sus síntomas, lo que permitirá acudir de forma precoz al profesional adecuado (fisioterapeuta y/o médico especialista) y aplicando algunas pautas de prevención relacionadas con sus factores de riesgo, entre los cuales se encuentran el sobrepeso y la obesidad como los más influyentes.

El linfedema aparece cuando los vasos y colectores linfáticos de la zona intervenida quirúrgicamente dejan de reabsorber y evacuar el líquido linfático o linfa,  produciéndose entonces  una acumulación anormal de este líquido en el área operada, denominada linfedema. Cuando aparece, se trata de un trastorno crónico y progresivo que NO todas las mujeres intervenidas de cáncer de mama a las que se les extirpa los ganglios linfáticos axilares, padecen. Los signos y síntomas más característicos son la pesadez y la hinchazón de la parte del cuerpo que ha sido intervenida.

Así se previene linfedema

Conocer bien sus causas y sus síntomas es el mejor modo de prevenirlo. María Torres Lacomba, profesora titular de la Facultad de Fisioterapia de la Universidad de Alcalá y directora del grupo de investigación “Fisioterapia en los procesos de salud de la mujer”   que defiende la importancia de explicar a los pacientes por qué puede aparecer el linfedema, cuáles son los factores que pueden desencadenarlo sobre los que podemos actuar y qué se puede hacer para prevenirlo; o si ya ha aparecido, qué se puede hacer para que no se agrave.

María Torres ha impartido recientemente un taller sobre prevención del linfedema en IMOncology Talavera de la Reina, organizado por la Escuela de Pacientes. En él ha podido explicar con detalle cuáles son las pautas más adecuadas para prevenir su aparición.“Estos talleres son de gran utilidad ya que dan la oportunidad a las personas afectadas de informarse bien sobre este trastorno. A ellos suelen acudir mujeres preocupadas por esta dolencia que generalmente no la han desarrollado, pero que están concienciadas con su salud y su bienestar después de un cáncer de mama”, comenta Torres Lacomba.

Algunas de las medidas que ayudan a prevenirlo, o a evitar su empeoramiento cuando ya ha aparecido, son:

  • Practicar ejercicio físico de forma rutinaria de forma que se evite el sobrepeso
  • Evitar cualquier fuente de obstrucción de la zona. Por ejemplo, evitar que los complementos que se lleven en la zona (seno/tórax y extremidad superior (brazo) del lado operado) la aprieten “obstruyéndola”; pulseras, relojes o anillos apretados, o ropa excesivamente ajustada (contorno del sujetador demasiado apretado, manga que comprima excesivamente la zona de la axila o cualquier zona del brazo), o toma de tensión arterial en ese brazo, etc.
  • Evitar calor o frio excesivos que puedan aumentar “la circulación” en la zona o que puedan producir quemaduras

 

Cuidado con las infecciones

El sistema linfático* no solo es el encargado, junto con el sistema venoso, de drenar líquido desde los tejidos a través de todo el cuerpo, sino que permite que células del sistema inmunológico viajen hasta donde sean necesarias. En este sentido, la extirpación de ganglios linfáticos puede producir un “déficit inmunológico” de la zona de influencia de esos ganglios (por ejemplo, en el caso de los ganglios linfáticos axilares derechos, de la extremidad (brazo) y pecho/tórax derechos) por lo que hay que tener especial cuidado en esas zonas para evitar posibles infecciones, por ejemplo:

  • Cuidar y nutrir bien la piel para evitar grietas que puedan facilitar la entrada de bacterias
  • Desinfectar cualquier herida en la zona por pequeña que sea
  • Y si, aún así, aparecen síntomas de infección acudir al médico con rapidez  para que prescriba el tratamiento adecuado.

Los  síntomas de que puede haber infección son:

  • Enrojecimiento de la piel de la zona (brazo y/o tórax)
  • Dolor intenso en la zona
  • Aumento repentino de volumen
  • Fiebre

 

*Sistema Linfático: Se trata de una red de tejidos y órganos, formada principalmente por la linfa, un líquido que contiene glóbulos blancos que defienden al cuerpo de los gérmenes, y los vasos linfáticos, vasos que transportan la linfa por todo el cuerpo y son distintos a los vasos sanguíneos.


Artículos similares

19 agosto, 2015

Tomoterapia pediátrica

El tratamiento del cáncer infantil

Ocho de cada diez niños y adolescentes con cáncer superan esta enfermedad gracias a los avances en oncología pediátrica. Entre ellos, ya se cuenta con un tipo específico de radioterapia, la guiada por la imagen (IGRT), que se administra con un equipo de alta tecnología en el tratamiento del cáncer, la Tomoterapia. Hasta hace unas…

20 agosto, 2015

Ingesta de verduras en el cáncer

Bebidas y alimentos alcalinos contra el cáncer

  Durante y después de los tratamientos como la quimioterapia y la radioterapia es muy importante cuidar la alimentación contra el cáncer. Un primer paso para logarlo puede ser comenzar a elaborar refrescantes y nutritivos zumos de frutas y verduras. Para la nutricoach, Helen Medal (LINK), “la zumoterapia tiene innumerables beneficios, entre ellos permite `alcalinizar´…

4 febrero, 2016

La necesidad de un paciente de cáncer

Hacer visibles las necesidades del paciente con cáncer

Los seres humanos tenemos una serie de necesidades que tratamos de satisfacer a lo largo de toda nuestra vida. La famosa pirámide de Maslow define todas estas necesidades (físicas, sociales, de reconocimiento y de autorrealización).   Cuando una persona está enferma sus necesidades se incrementan, se intensifican. La Organización Mundial de la Salud (OMS), de…