You may leave me a review on these links:

Arcoterapia Volumétrica Modulada (VMAT)

Tratamiento de campo de cancerización de la piel

Una técnica moderna

La Arcoterapia Volumétrica Modulada, conocida como radioterapia VMAT, es una opción prometedora para el tratamiento del campo de cancerización de piel, cuando otros tratamientos ya no funcionan o no son tolerables. Para trasladar este modelo de tratamiento mundial a España, hemos colaborado con GenesisCare en Australia, que cuenta con una larga experiencia de pacientes con campo de cancerización cutánea.

El cáncer de piel no melanoma es el cáncer más común en España, pero en la mayor parte de los casos no resulta mortal. Puede aparecer por sí solo o en áreas más extensas de tejido cutáneo precanceroso que contiene células anormales; esto se conoce como campo de cancerización. Aunque no sea cáncer, existe la posibilidad de que en algún momento se convierta en cáncer si la zona no es tratada.

Estos tejidos precancerosos y cancerosos pueden reaparecer después de tratamientos tradicionales, lo que significa que esos tratamientos podrían ser necesarios durante muchos años, afectando tu calidad de vida, además de volverse ineficaces o ver reducida su tolerancia.

 

¿Qué es la radioterapia VMAT?

La VMAT es una técnica moderna de radioterapia que funciona administrando un haz continuo de radiación mediante un arco alrededor del cuerpo. A medida que la máquina (llamada Linac) se mueve, cambia la forma del haz y la dosis de tratamiento automáticamente. Es muy preciso y maximiza la dosis de radiación en el tumor a la vez que minimiza la dosis recibida en el tejido sano circundante.

La radioterapia VMAT se puede utilizar para tratar de forma segura la superficie de la piel sin tratar el tejido sano subyacente. Se puede usar incluso en áreas muy curvas, como brazos o piernas enteras, y para proteger órganos que se encuentran debajo de la piel, como la zona de la cabeza y el cuello.

¿La radioterapia VMAT es adecuada para mí?

El tratamiento con radioterapia VMAT puede ser adecuado para ti si tienes un campo de cancerización cutánea extenso y has probado anteriormente otros tratamientos, como cremas para la piel o terapia fotodinámica, y no han funcionado.

La radioterapia VMAT también puede ser recomendable si no puedes tolerar otros tratamientos, por ejemplo, si estos causan mucha inflamación o dolor en la piel.

Contáctanos

Y conoce si la VMAT es adecuada para ti
Haz una consulta
Loading...

Thank you

Close

¿Qué implica el tratamiento?

A continuación encontrarás un resumen de los pasos a dar durante el tratamiento:

Primera cita

La cita durará entre 30 y 60 minutos, donde conocerás a tu médico que evaluará tu caso e indicará cuál es el tratamiento que necesitas.

Tomografía computarizada (TC)

Este paso permite empezar a preparar el tratamiento con radioterapia.

  1. El técnico de radioterapia establecerá su posición para realizar la TC usando un equipo que mantendrá inmóvil la zona de tratamiento. Para el tratamiento de cabeza y el cuello, se utilizará una máscara termoplástica y para otras zonas de tratamiento, la colocación se realizará utilizando bolsas formadas al vacío.
  2. Las zonas a tratar se marcarán en la piel con un lápiz y también se marcarán aquellas en las que haya un cáncer dentro del campo de cancerización.
  3. A continuación, el técnico de radioterapia tomará fotografías de las áreas a tratar.
  4. El técnico de radioterapia colocará un cable sobre las marcas para que la zona se pueda ver en la TC.
  5. El técnico de radioterapia realizará un bolus el cual se coloca sobre el área o áreas a tratar.
  6. Una vez te sientas cómodo, comenzará la TC. Es posible que necesites más de un escáner si se están tratando diferentes zonas.
  7. Una vez finalizado el escáner, podrás irte a casa.

El especialista utilizará las imágenes del TC y tecnología informática avanzada para crear un plan de tratamiento, en el que delineará las zonas de tratamiento, las áreas de refuerzo y cualquier órgano cercano a dichas zonas para saber dónde dirigir la dosis.

Tratamiento

El tratamiento se administrará en el transcurso de aproximadamente cinco semanas, durante 10 a 20 minutos cada día. Podrás irte a casa después de cada sesión. Es posible que necesites un descanso en el tratamiento, pero esto lo analizaremos en conjunto.

Durante el tratamiento, realizarás revisiones semanales con el oncólogo y enfermería para evaluar el estado de la piel y recibir ayuda con cualquier efecto secundario que pudieses experimentar.

Seguimiento

Una vez finalizado el curso de tratamiento, asistirás a una serie de consultas de seguimiento hasta que se hayan resuelto los efectos secundarios en la piel. También asistirás a consulta de cuatro a seis semanas después de haber finalizado el tratamiento o según sea necesario, y también a los tres, seis y doce meses.

Efectos secundarios

Con la VMAT es posible experimentar menos efectos secundarios que con la radioterapia tradicional. Sin embargo, como con todos los tratamientos, se pueden presentar algunos efectos secundarios. Tu médico te explicará cuáles son y cómo controlarlos.

Durante el tratamiento, nuestro equipo médico y de enfermería estarán disponibles para ofrecerte más consejos sobre los efectos secundarios, incluyendo aquellos que pueden ayudar a mejorarlos y todo lo que se debe evitar. También es importante asistir a las citas de seguimiento para identificar y tratar cualquier problema lo antes posible.

Efectos secundarios a corto plazo

Los efectos secundarios a corto plazo más comunes en la zona de tratamiento pueden ser, entre otros:

  • Molestias en la piel
  • Rotura de la piel (supuración y costras)
  • Perdida de cabello
  • Hinchazón
  • Dolor

También se puede experimentar dolor en las mucosas si se recibe tratamiento cerca de los ojos, la nariz o la boca. Esto puede incluir ojos secos, nariz inflamada y dolorida, labios y boca secos y úlceras en la boca.

Se puede notar un empeoramiento en la apariencia de la piel antes de mejorar, pero esto es parte del proceso normal de curación.

Efectos secundarios a largo plazo

Los efectos secundarios a largo plazo más comunes en la zona de tratamiento pueden ser, entre otros:

  • Cambios permanentes en la piel (textura y color)
  • Telangiectasia (formación de vasos sanguíneos pequeños pero prominentes)
  • Fibrosis subcutánea (engrosamiento del tejido)
  • Perdida de cabello

Complicaciones

En raras ocasiones, pueden aparecer complicaciones, entre otras:

  • Linfedema: inflamación de los tejidos corporales, aunque el riesgo de que esto ocurra es menor que en otros tipos de cáncer y la técnica VMAT reduce aún más este riesgo.
  • Segundo cáncer: aunque existe el riesgo teórico de desarrollar un cáncer en la piel alrededor de la zona tratada, el riesgo es muy pequeño. Tu especialista estará a tu disposición para atender tus inquietudes.
  • Úlcera que no cicatriza
  • Daño permanente en hueso o cartílago
  • Cataratas

Preguntas frecuentes

La radioterapia de haz externo no te convierte en radiactivo. Es seguro estar con otras personas, incluidos niños y mujeres embarazadas, durante el tratamiento.

Es recomendable seguir una dieta normal, sana y equilibrada durante el tratamiento y beber más líquidos de lo normal para mantenerse hidratado.

Siempre que sea posible, usa ropa holgada de fibras naturales como algodón o seda sobre el área de tratamiento. Esto ayudará a reducir la irritación.

Durante el transcurso del tratamiento, es posible que la piel se enrojezca, duela y pique. Incluso puede romperse en algunas zonas.

El equipo de tratamiento revisará la piel todos los días y, si es necesario, someterá a una evaluación más profunda con el equipo de atención una o más veces por semana. Los consejos de cuidado proporcionados ayudarán a evitar que las reacciones cutáneas empeoren.

Dependiendo de la zona de tratamiento, es posible que se tenga que hacer un descanso en el tratamiento para permitir que la piel se recupere.

Después del curso de tratamiento, el enrojecimiento y el dolor deberían tardar entre dos y cuatro semanas en desaparecer.

Aunque menos comunes, pueden aparecer efectos secundarios a largo plazo de la radioterapia en la piel. Entre otros:

  • Cambios permanentes en la piel (textura y color)
  • Telangiectasia (formación de vasos sanguíneos pequeños pero prominentes)
  • Fibrosis subcutánea (engrosamiento del tejido)
  • Perdida de cabello

Evitando exponer al sol la zona que recibe radioterapia durante el tratamiento y hasta que todas las reacciones cutáneas hayan desaparecido. No se debe utilizar ninguna crema de protección solar durante el tratamiento de radioterapia. En su lugar, es mejor proteger la piel permaneciendo a la sombra y cubriéndose con ropa y sombreros apropiados. La piel dentro y alrededor de la zona tratada siempre será más sensible al sol.

Una vez finalizado el tratamiento y asentados los efectos secundarios, siempre se deberá proteger el área tratada usando crema solar de factor 50 como mínimo.

Ponte en contacto con nosotros

Realiza una consulta
Loading...

Thank you

Close

Search for a centre near you

Multiple selected