Cómo detectar el cáncer de colon

martes diciembre 10th

Cada año se detectan 32.200 nuevos casos de cáncer de colon en España. Saber si tenemos una predisposición genética frente al cáncer es una manera de prevenirlo, de adelantarnos a su posible diagnóstico. Este 31 de Marzo, Día Mundial Contra el Cáncer de Colon, se ha convertido en una fecha clave que nos recuerda las medidas que debemos tomar para prevenir esta enfermedad, entre ellas, los factores genéticos, quizás los más desconocidos. “Gracias a los estudios genéticos podemos poner en marcha medidas preventivas en personas que no hayan desarrollado la enfermedad a pesar del aumento de riesgo de padecerla y lograr un diagnóstico precoz con el fin de realizar un abordaje terapéutico lo antes posible en beneficio del paciente en cuanto al pronóstico de supervivencia”, asegura la Dra Concha Alonso, responsable de Unidad de Cáncer Familiar y Consejo Genético en IMOncology Madrid Arturo Soria.

En la actualidad aún no se han identificado las causas genéticas de todos los tipos de cáncer. Sin embargo, hay tumores como los colorrectales de los que ya se han identificado varios genes germinales cuya mutación ocasiona síndromes que influyen en un aumento de riesgo de desarrollar cáncer color rectal. Se estima que -de cada cien pacientes- entre cinco y diez manifestarán cáncer colorrectal debido a factores hereditarios. La recomendación: consultar a un especialista en consejo genético que determinará la idoneidad de realizar un test genético. Un resultado positivo de esta prueba, que consiste en un simple análisis de sangre, determinará la estrategia preventiva o de diagnóstico precoz mediante un seguimiento médico continuado, como puede ser la realización de consultas médicas periódicas con especialistas del aparato digestivo y de pruebas de cribado como la colonoscopia. Una vigilancia que puedes salvarles la vida ya que se puede detectar tumores colorrectales en estadios precoces cuyo índice de curación está entorno al 90 por ciento.

Existen distintos tipos síndromes hereditarios familiares considerados los más habituales en cáncer colorrectal: síndrome de Lynch, poliposis adenomatosa familiar, poliposis serrada, el síndrome de Peutz-Jeghers o la poliposis juvenil. Todos ellos muestran unas características comunes en su aparición que habría que tener en cuenta:

  • Edad temprana de presentación del cáncer colorrectal
  • Varios familiares afectados de cáncer colorrectal
  • Diagnóstico de cáncer colorrectal u otros tumores relacionados (por ejemplo: útero, ovario, estómago, vías urinarias, páncreas y cerebro)

Identificar estas situaciones es un primer paso y si está indicado, la realización de test genéticos se puede confirmar la susceptibilidad aumentada de cáncer con respecto a la población general. La detección de una mutación nos ayuda a identificar qué familiares han heredado la alteración genética y por lo tanto, tienen un riesgo aumentado de desarrollar cáncer. Para la Dra. Alonso, “estos síndromes son poco conocidos y su diagnóstico nos permite identificar a personas en riesgo y establecer medidas de prevención y el mejor manejo de ciertos tumores. Pero además creo que es importante llevar a cabo una labor de divulgación –especialmente en el ámbito médico- con el fin de aumentar la sospecha y el diagnóstico de los síndromes hereditarios de cáncer.”

Cuando el cáncer de colorrectal no es hereditario.

Si en el caso del cáncer de colon hereditario, anticiparse es el primer paso para enfrentarse a la enfermedad, no es menos importante en los casos en los que la enfermedad es esporádica, uno de los tumores más frecuentes en países occidentales y que representa entre un 10 y 15 por ciento de todos los cánceres.

Y, ¿qué medidas de prevención debemos tomar?

  • Alimentar de forma saludable nuestro organismo. El abuso de grasas, carne roja o proteínas y el abandono de la verdura y las legumbres son factores de riesgo de cáncer de colon.
  • Realizar pruebas de cribado oportunas como la colonoscopia y la técnica de hemorragia oculta en heces. Especialmente en el grupo de población de 50 años, las personas con antecedentes familiares o aquellas con enfermedades inflamatorias del tubo digestivo.

Y no olvidemos estar alerta ante síntomas como emisión de sangre por las heces o trastornos en el ritmo intestinal unidos a dolor abdominal. Si el tumor está en una fase avanzada podemos detectar pérdida de peso o trastornos digestivos, e incluso puede haber alguna lesión.

Consulta con nuestros especialistas si tienes algún síntoma.


Artículos similares

19 agosto, 2015

Tomoterapia pediátrica

El tratamiento del cáncer infantil

Ocho de cada diez niños y adolescentes con cáncer superan esta enfermedad gracias a los avances en oncología pediátrica. Entre ellos, ya se cuenta con un tipo específico de radioterapia, la guiada por la imagen (IGRT), que se administra con un equipo de alta tecnología en el tratamiento del cáncer, la Tomoterapia. Hasta hace unas…

20 agosto, 2015

Ingesta de verduras en el cáncer

Bebidas y alimentos alcalinos contra el cáncer

  Durante y después de los tratamientos como la quimioterapia y la radioterapia es muy importante cuidar la alimentación contra el cáncer. Un primer paso para logarlo puede ser comenzar a elaborar refrescantes y nutritivos zumos de frutas y verduras. Para la nutricoach, Helen Medal (LINK), “la zumoterapia tiene innumerables beneficios, entre ellos permite `alcalinizar´…

4 febrero, 2016

La necesidad de un paciente de cáncer

Hacer visibles las necesidades del paciente con cáncer

Los seres humanos tenemos una serie de necesidades que tratamos de satisfacer a lo largo de toda nuestra vida. La famosa pirámide de Maslow define todas estas necesidades (físicas, sociales, de reconocimiento y de autorrealización).   Cuando una persona está enferma sus necesidades se incrementan, se intensifican. La Organización Mundial de la Salud (OMS), de…