Trasplante de médula ósea, ¿se irradia antes?

martes abril 23rd

Los pacientes que son diagnosticados de enfermedades como la leucemia o el linfoma suelen necesitar como tratamiento un trasplante de médula ósea. Antes de esta intervención es necesaria la administración de quimioterapia en combinación, en ocasiones, de la radioterapia para inmunodeprimir al paciente o bajarle las defensas de su sistema inmune. En el caso de la radioterapia, la técnica que se aplica es la irradiación corporal total que consiste en irradiar el volumen total del organismo del paciente. La aplicación de este tratamiento suele hacerse en tres días consecutivos en dos sesiones diarias y con un intervalo de seis horas entre ambas.

Protección de las zonas de máximo riesgo

Como en todos los tratamientos con radiaciones, antes de su aplicación un radiofísico realizará una simulación previa a la planificación para marcar las zonas de máximo riesgo. En el caso del tratamiento de irradiación corporal total se protege especialmente los pulmones. Para Cristina Mínguez, radiofísico de GenesisCare Hospital La Milagrosa (IMOncology), tanto la planificación como el estudio dosimétrico es donde se verifica el control de la dosis, procedimiento muy complejo si lo comparamos con los tratamientos más convencionales de radioterapia. “Al irradiar la totalidad del cuerpo, y según la estatura del paciente, hay que realizar distintas planificaciones, dividiéndolo en dos partes para poder completar el tratamiento”, asegura esta especialista.

Este tratamiento se viene aplicando desde los años 50, aunque en la actualidad no es de las técnicas de tratamiento más utilizadas en las unidades de radioterapia. La razón nos la explica la Dra. Patricia Tavera, oncóloga radioterápica de GenesisCare Hospital La Milagrosa (IMOncology). “Esta es una técnica muy costosa porque consume muchos recursos, sin embargo consideramos que su utilidad y beneficio es evidente para los candidatos a trasplantes de médula ósea, o pacientes con patologías como leucemias o linfomas. Creemos que hay que actualizar este tipo de tratamiento e incluso dar un paso más, y en un futuro barajamos la posibilidad de hacer sólo irradiación total de médula ósea (TMI) en casos seleccionados”.

Primer tratamiento de Irradiación Corporal Total con Tomoterapia en España

La Dra. Patricia Tavera junto a la radiofísico Cristina Mínguez y un equipo de técnico y enfermeras de GenesisCare Hospital La Milagrosa (IMOncology), acaban de realizar el primer tratamiento de irradiación corporal total con Tomoterapia, para el que se han seleccionado dos candidatos, un paciente varón de unos 40 años que presentaba una leucemia aguda y una mujer diagnosticada de un linfoma. “En el caso del hombre, hubo una progresión tumoral tras el tratamiento de quimioterapia. Su resistencia al tratamiento quimioterápico hizo que nos replantearemos el abordaje, y por eso al margen del tratamiento con quimioterapia se le sometió a una irradiación corporal total. En el caso de la mujer ya se había sometido a un primer trasplante de médula ósea que había rechazado”, considera la Dra. Tavera.

Los avances tecnológicos y el desarrollo de nuevas técnicas de radioterapia y dosimetría han contribuido a ganar en precisión en este tipo de tratamiento, disminuyendo el riesgo de toxicidad aguda y tardía y a su vez aumentando la eficacia. “Hasta ahora este tipo de tratamiento se ha administrado mediante un acelerador lineal, sin embargo hemos empleado este equipo más avanzado como la Tomoterapia, que combina la imagen guiada con la radioterapia helicoidal gracias a un innovador sistema que permite tomar imágenes de TAC, somos más conscientes del control de dosis que le llega a los órganos de riesgo, en este caso hemos protegido especialmente pulmones, riñones y cristalinos. Lo más importante es que somos más precisos porque sabemos con exactitud qué dosis está llegando y cómo se distribuye, y con un acelerador lineal no podemos irradiar de manera tan precisa”, aclara esta oncóloga radioterápica.

El tratamiento se ha llevado a cabo sin complicaciones, lo que ha permitido poder realizar el trasplante de médula ósea. En ambos casos los pacientes evolucionan favorablemente al postoperatorio.


Artículos similares

19 agosto, 2015

La Radioterapia, un tratamiento en cáncer infantil

Ocho de cada diez niños y adolescentes con cáncer superan esta enfermedad gracias a los avances en oncología pediátrica. Entre ellos, ya se cuenta con un tipo específico de radioterapia, la guiada por la imagen (IGRT), que se administra con un equipo de alta tecnología en el tratamiento del cáncer, la Tomoterapia. Hasta hace unas…

20 agosto, 2015

Zumos naturales en la alimentación contra el cáncer

  Durante y después de los tratamientos como la quimioterapia y la radioterapia es muy importante cuidar la alimentación contra el cáncer. Un primer paso para logarlo puede ser comenzar a elaborar refrescantes y nutritivos zumos de frutas y verduras. Para la nutricoach, Helen Medal (LINK), “la zumoterapia tiene innumerables beneficios, entre ellos permite `alcalinizar´…

4 febrero, 2016

La importancia de hacer visibles las necesidades de los pacientes con cáncer

Los seres humanos tenemos una serie de necesidades que tratamos de satisfacer a lo largo de toda nuestra vida. La famosa pirámide de Maslow define todas estas necesidades (físicas, sociales, de reconocimiento y de autorrealización).   Cuando una persona está enferma sus necesidades se incrementan, se intensifican. La Organización Mundial de la Salud (OMS), de…