El hipofraccionamiento y la SBRT en radioterapia

El hipofraccionamiento consiste en administrar, con la máxima precisión y protegiendo los órganos próximos a la lesión, dosis de radioterapia diarias en el tumor en menos sesiones de tratamiento. Esta modalidad de tratamiento más “corto” tiene entre otros beneficios reducir los desplazamientos del paciente a las unidades de tratamiento y un mayor efecto tumoral.

Los avances que se han producido en las últimas décadas están permitiendo aplicar una  radioterapia más precisa gracias a equipos de alta tecnología como el CyberKnife‘ o la Tomoterapia. La precisión, fiabilidad y menor duración de los tratamientos han situado al hipofraccionamiento como una alternativa terapéutica para algunos tipos de tumores como el  de mama y próstata y comienza a administrase en pulmón e hígado, a medida que van avanzando los estudios científicos sobre su aplicación.

La selección adecuada de ponentes es fundamental en el éxito del tratamiento. Es el especialista en Oncología Radioterápica el que decide quien es candidato ideal, en función de factores como la localización del tumor, la edad, la tecnología de la que dispone el centro de tratamiento y las comorbilidades asociadas. Pero lo que sí están claras son sus indudables beneficios. A la ya mencionada escasez de efectos adversos, hay que añadir el menor número de desplazamientos y la posibilidad de facilitar el acceso a tratamientos más “cortos”, precisos y eficaces para el paciente.

En definitiva, podemos considerar que el  hipofraccionamiento es un tipo de tratamiento que se perfila como el presente y futuro de la radioterapia. Como se ha constatado durante el Curso sobre Hipofraccionamiento y SBRT que organiza periódicamente IMOncology FUNDACIÓN, y que ha congregado a los más importantes especialistas en Oncología Radioterápica nacionales e internacionales. La formación ha reunido a los mejores para analizar nuevas estrategias en el tratamiento, así como sus indicaciones, metodología y resultados empleando las tecnologías más avanzadas en oncología.

“Gracias al hipofraccionamiento estamos realizando tratamientos menos invasivos y complejos en cada vez más tipos de tumores. Estamos abriendo una ventana terapéutica que beneficia a un mayor número de pacientes que antes carecían de una alternativa, y además es modelo terapéutico más cómodo y más costo – eficiente en términos económicos y de gestión. Permite a pacientes que residen lejos de los centros de tratamiento el acceso a tratamientos necesarios y avanzados en oncología”, asegura el Dr. Ignacio Azinovic, Director Médico de IMOncology y de este curso formativo.

Bajo la premisa común de “menos es más”, los participantes han abordado distintos aspectos de esta técnica radioterápica con la cual se logra un mejor abordaje terapéutico y una mejor calidad de vida para los pacientes.

Related articles

Guía para el diagnóstico y tratamiento del cáncer de páncreas

¿Cómo sé si tengo cáncer de tiroides?

El diagnóstico del paciente de cáncer

Todo sobre el gliobastoma y los gliomas